viernes, 26 de julio de 2013

Estrategias para controlar el dolor miofacial !!!

En dolores de fase aguda, uno muy característico pero también muy doloroso es el dolor miofacial, es decir el dolor en los músculos de la cara y parte baja de la mandíbula. Es difuso, itinerante, en un momento te duele la ceja, después el pómulo, luego el cuero cabelludo en la zona parietal, después en la occipital, te duele para mover los ojos a los lados, cuando vas a masticar un alimento, y después de un buen rato sin encontrar alivio yo no le encuentras ubicación específica al dolor...

Te entiendo porque también lo he padecido, he probado medicamentos que la verdad en estos casos para mí no han sido muy eficaces, por eso cuando tengo estos síntomas aplico dos técnicas que me han sido de gran utilidad y hoy voy a compartir contigo.

La primera son estiramientos de la piel y los músculos de cara, cuello y cuero cabelludo:

Estos estiramientos se realizan con los dedos en dirección a las flechas indicadas en la gráfica, en repetidas ocasiones y ejerciendo ligera presión para estimular la circulación especialmente en los puntos señalados en el cuero cabelludo.

Hay dos estiramientos más, que yo los considero "extremos" por la manera cómo se realizan y lo dolorosos que pueden ser al principio pero te garantizo el alivio que vas a sentir:
  • Con el dedo índice y pulgar tomas el lóbulo de la oreja bien sujeto desde la inserción del cuero cabelludo y lo tiras lo más fuerte posible hacia afuera, como si trataras de "despegar" la piel. Vas subiendo hacia la parte media de la oreja y haces lo mismo; y luego en la parte superior. No olvides partir de la inserción, lo haces lentamente, en movimientos circulares fuertes. Vas a sentir unos ruidos extraños a medida que se van estirando los músculos. Con el tiempo te va a doler menos ;) 
  • El segundo es para el cuero cabelludo: con tu mano agarras el cabello bien fuerte desde la raíz, en la parte de atrás de las orejas y la nuca, una gran porción de cabello, lo mueves en círculos y tiras hacia arriba tratando de levantar el cuero cabelludo. Con cuidado de no arrancar cabello, por eso debe ser una gran porción y con la mano bien cerrada, no con la punta de los dedos. A medida que estira sientes cómo va "despegando", ganas movilidad, mejoras circulación y alivias el dolor.

La segunda estrategia es una compresa de hielo en la zona de mayor dolor: puede ser un paño helado, una bolsa pequeña de hielo envuelta en una servilleta de papel o una toalla. Yo particularmente utilizo una bolsa de gel refrigerante de 10 x 15 cm. que mantengo en el congelador, la envuelvo en servilleta de papel y me la pongo donde más me va doliendo, si te has dado cuenta, estas zonas dolorosas generalmente son muy calientes, así que voy pasando de un lugar a otro: el ojo, el pómulo, la zona detrás de las orejas, la coronilla, la frente, el occipital... y cuando he hecho todo el recorrido dejo el hielo en la zona en la que más he sentido alivio generalizado. Cuando me da en la noche pongo mi compresa como almohada.

Espero que estos consejos te sean de utilidad, por favor déjame tus comentarios, opiniones o estrategias para manejar este tipo de dolor. Puedes escribirme también a vivirconfibromialgiasindolor@gmail.com o puedes separar una sesión personalizada. No olvides compartirlo con alguien que lo necesite.